Reseña: «Travesuras de la niña mala», de Mario Vargas Llosa

Puntuación: 4.5 de 5.

¡Hola! Soy Mafer, del blog de cine y relatos «Memorias de una foránea«, me hace mucha ilusión escribir mi primera reseña literaria en colaboración con Jair, espero que la disfruten.

Hay días en que la recuerdo y me pregunto: ¿Qué estará haciendo? Hay noches en que la extraño y me pregunto: ¿Qué me estoy haciendo?

Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura 2010, vivió durante la segunda década del siglo XX en distintas ciudades europeas que atestiguaron una variedad de revoluciones sociales y culturales reivindicativas para el mundo. Así pues, nace Travesuras de la Niña Mala, publicada en 2006 por Alfaguara. 

Sinopsis

Desde sus días como adolescente limeño, Ricardo Socomurcio sólo tiene un sueño más grande que el de vivir en París: estar con Lily, la chilenita que lo enamoró en el barrio Miraflores y después desapareció sin dejar rastro. Años después, gracias a su trabajo como intérprete, Ricardo salta de un país a otro, viviendo en carne propia la extravagancia de cada ciudad: el clasicismo de París, el libertinaje de Londres, la rimbombancia de Tokio y la decadencia de Madrid; ninguna de estas urbes parece tener algo en común, salvo que, en cada una, invariablemente, Ricardo coincide con su viejo amor, una mujer fría y misteriosa. A partir del primer encuentro, Ricardo y Lily se sumergen en un romance apasionado, erótico y enfermizo que les provoca periodos de breve dicha y extensa agonía pero que, de cierta forma, llena de sentido sus vidas.

Opinión

El talento de Vargas Llosa es innegable, la prosa de esta novela envuelve al lector y lo transporta a aquellas ciudades que, lejos de fungir como mera ambientación, son un personaje más. La presencia de los edificios y paisajes acompaña a Ricardo y a uno mismo en todo momento, porque de pronto ya no eres tú, de pronto eres él, y sabes perfectamente qué esquina de la École Militaire doblar para llegar a tu apartamento, o qué local del centro de París vende los croissants más crujientes. Así es como puedo explicar lo vívidas que son las descripciones, que son un acierto para una obra donde el erotismo y el arte son tan importantes; no miento, había ocasiones en que quería voltear la cabeza porque sentía que violaba la intimidad de la pareja. Y dirán que qué pereza leer autores descriptivos, pero Llosa es diferente, no es redundante ni pretencioso, por lo menos no en esta narrativa.

Anuncios

Uno de los grandes aciertos es que el protagonista es un intelectual bien informado sobre política y arte contemporáneo, por eso el libro está lleno de referencias a autores, obras de teatro, revoluciones, sucesos y personalidades de la época, lo cual otorga al lector un bagaje cultural inmenso. Yo jamás he defendido la estricta idea de “un libro debe enseñarte”, pero sí que agradezco cuando lo hace.

Pero, más allá de lo técnico, el valor de esta historia yace en los temas que aborda: el apego, la amistad, y la belleza de la vida cotidiana, ya que en cada capítulo conocemos a personas que marcaron el rumbo de Ricardo y que, por más comunes y corrientes que parezcan, son un mundo por descubrir, sobre todo la niña mala, que es una mujer de cuya psique se podrían escribir mil tesis.

Mi única queja tiene más que ver con la reputación que se ha construido alrededor del libro que con la historia misma, pues se ha vendido como una de las novelas de “amor” latinoamericanas más entrañables de las últimas décadas… yo no coincido con que es una novela romántica porque el daño emocional que Lily causa a Ricardo es difícil de digerir, y eso hace aún más interesante al autor, que, a pesar de saber que lo que lees es una visión sumamente retorcida del amor, los diálogos e interacciones entre ambos personajes logran sacarte un suspiro o unas cuantas lágrimas.

Anuncios

No puedo decir mucho más porque, aunque no es de esas historias que si te spoilean se te va la vida, sí está repleta de pequeños detalles que prefiero que descubran por su cuenta, pero quiero advertirles que es una historia “montaña rusa”, que te hace reír, llorar y enfurecer por igual, yo tuve que tomarme unos cuantos días para procesar si había amado u odiado a Ricardo y Lily. Y creo que esos libros son los que valen la pena, los que te sacuden, los que cierras hecha un mar de lágrimas o con una sonrisa luminosa. 

Así que nada, si van a leerlo tengan a lado un diccionario, una libreta, un pañuelo y un omeprazol, ya saben, pa’l coraje. Yo le doy 4.5/5 estrellas.

Gracias por leerme aquí.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s